1930 - 1939: Superar los desafíos

La década de 1930 fue una época difícil: comienza con la Gran Depresión y finaliza con una nueva guerra mundial.

Anuncio vintage para Lux Flakes - "Undisolved Soap Ruins Undies"

Estas condiciones hicieron que las empresas recién fusionadas tuvieran que racionalizarse incluso más. Así que, en el Reino Unido, Unilever reduce sus 50 compañías productoras de jabón para concentrarse en menos marcas, mientras que en Europa continental los gobiernos protegen la producción local de mantequilla a través de impuestos, impuestos especiales y límites en la producción. El resultado final es que el número de plantas de margarina y grasas comestibles de Unilever se reduce de diez a cinco.

Pero a pesar de la recesión, la empresa sigue expandiéndose: en parte por el desarrollo de nuevos productos en sus mercados establecidos, y en parte por la adquisición de compañías que la introducen en categorías emergentes tales como alimentos congelados y preparados.

Acontecimientos destacados

1930

El 1 de enero, Unilever se establece oficialmente.

Procter & Gamble entra al mercado del Reino Unido con la adquisición de Thomas Hedley Ltd de Newcastle y se convierte en uno de los competidores más importantes de Unilever.

Mediados de la década de 1930

La producción de jabón se mueve de los jabones duros hacia los jabones en polvo diseñados para aligerar el trabajo de la limpieza del hogar. Esto lleva a una expansión en el mercado del jabón.

1935

Se añaden vitaminas A y D a la margarina a niveles equivalentes a los encontrados en la mantequilla.

1938

Después de una campaña destinada a mejorar la percepción que tiene el público de la margarina y de crecimiento de las marcas enriquecidas con vitaminas incluyendo Stork en el Reino Unido y Blue Band en Holanda, las ventas de margarina se incrementaron a niveles cercanos a los picos de 1929.

Finales de la década de 1930

Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, los controles de los tipos de cambio y las monedas congeladas hacen que el intercambio internacional sea cada vez más complejo. En Alemania, Unilever no puede sacar sus ganancias del país y tiene que invertir en empresas no asociadas con los aceites y las grasas, incluyendo los servicios públicos.

Back to top