Toggle Búsqueda

  1. Home
  2. ...
  3. Lo último de nuestras marcas
  4. La voz enjuiciadora. ¡Identifícala!

La voz enjuiciadora. ¡Identifícala!

¿Has notado el impacto de tus pensamientos negativos sobre ti mismo?

Mujer sentada en una cama

Muchas veces pensamos que nuestros enemigos o críticos más fuertes vienen del exterior, pero al hacer un análisis hacia dentro, podemos descubrir que no hay rival más fuerte, que nosotros mismos.

Nuestros pensamientos generan continuamente mensajes que nos definen como personas, y estos mensajes (positivos y negativos) tienen su origen en nuestro entorno y experiencia de vida. Pero, ¿cómo podemos diferenciar los mensajes que nos fortalecen, de aquellos que nos limitan? En Fundación Dove® para la Autoestima queremos hablarte en esta ocasión de la Voz Enjuiciadora (VE), de sus características y de sus efectos negativos, pero sobre todo, queremos ayudarte para que puedas identificarla y así contrarrestarla.

Todos tenemos una Voz de la Conciencia (que nos ayuda a ser mejores) y una Voz Enjuiciadora (VE) que nos limita y nos impide desarrollar todo nuestro potencial.

La Voz Enjuiciadora es una parte inevitable de la experiencia humana, es el origen de la vergüenza y obstruye una relación saludable de la persona consigo misma y con el mundo que la rodea. Los efectos de esta voz destructiva y disminuyente se detectan más claramente en la relación que la persona tiene con su cuerpo.

Algunas veces la Voz Enjuiciadora está tan arraigada a nuestras creencias que es muy difícil identificarla, sin embargo, una característica constante es que siempre te ataca y te juzga. Se alimenta de emociones como la culpa, el enojo, la frustración, la tristeza, la inseguridad, la rigidez, el perfeccionismo, la competitividad, la soberbia, la agresividad, la exigencia, el miedo al rechazo y a cometer errores; también siempre está presente en la auto desvalorización.

Es importante que identifiques a la Voz Enjuiciadora, ya que es un mecanismo de auto defensa contra la vergüenza, y por consiguiente muchas veces pensamos que nos está haciendo un "bien". La Voz Enjuiciadora es una limitante que impide tu crecimiento, es una visión distorsionada de ti mismo.

Su contraparte es la Voz de la Conciencia. Esta Voz es curiosa, porque siempre está en busca de la verdad, saludable porque fortalece nuestra autoestima, y objetiva ya que se centra en la causa y el efecto. Es neutral porque no hace juicios, y no se enfoca en los resultados, sino en el proceso. Nos ayuda a tomar decisiones basadas en la realidad. La Voz de la Conciencia no teme cometer errores, ya que los ve como oportunidades de crecimiento y desarrollo.

El primer paso para contrarrestar la Voz Enjuiciadora es identificarla y saber de dónde proviene. También es importante diferenciarla de la Voz de la Conciencia. El trabajar con la Voz Enjuiciadora tiene el alcance de transformar en forma permanente la relación que tiene la persona consigo misma y con su entorno, creando nuevas oportunidades para que cure muchas de sus heridas, cuide de sí misma de manera amorosa, realista y responsable, suelte la VE que no le pertenece, abriendo así posibilidades para no continuar con este ciclo de auto desvalorización y desvalorización de los demás.

"La persona más influenciable con la que hablaras todo el día eres tú. Ten cuidado entonces acerca de lo que te dices a ti mismo."-ZIg Ziglar-autor y orador motivacional americano

Back to top